Viernes, Abril 18, 2014
   
Text Size

“Chulco” llega sobre dos ruedas

AddThis Social Bookmark Button

“Yo le puedo prestar primero 50 dólares”, es la respuesta de John, un sujeto colombiano al que llamamos a su teléfono celular para comprobar la fácil prestación de dinero. Es parte de una treintena de colombianos que tienen montado en mercados y negocios de Ibarra el próspero negocio. Se manejan bajo un mismo sistema: préstamos de cantidades pequeñas y a corto tiempo. En los últimos tres años desplazaron a los chulqueros (usureros) locales.

Cada uno imprime sus reglas. El sujeto con voz firme y segura explica que el primer crédito debe ser devuelto en tres días. Exige un pago de 30 dólares en cada uno, es decir, 90 dólares.

Asegura que dependiendo del acatamiento al trato puede hacer más dispendios. Pero en un mes recién llega a un monto de 100 dólares de anticipo. Estuvo dispuesto a visitarnos al instante.



A Mario le pillamos sin dinero. Al llamar a su celular ofreció que máximo puede prestar 150 dólares. “El dinero le puedo dar el próximo jueves, ahora no tengo”, dijo. Explicó que facilita máximo para un mes. Él exige un pago de 6 dólares diarios. Es decir, a un interés del 20% anual.

Asegura que una vez que nos conozca y si cumplimos con los pagos pueden prestar más dinero. “Todas las tardes paso en el mercado Amazonas cobrando, si quiere que le preste ahí lo espero”, dijo antes de cortar la llamada.

Alto financiamiento
Por todas esas pruebas pasó Azucena, una comerciante de productos de primera necesidad del Amazonas. Ella tiene dos deudas contraídas. Una es el pago de 20 dólares diarios por un crédito de 500 con una firma Crédito Económico. En el mes pagará 100 dólares de interés.

Azucena, al igual que los comerciantes consultados por La Hora, explica que le convienen esos créditos por la rapidez. Se queja de los engorrosos trámites que tienen que cumplir al acudir a una entidad financiera. “No nos queda de otra”, dice resignada.

“Aquí hay mucho chulquero”, confirma una dirigente de los comerciantes. Su sospecha la confirma con una cifra que al menos el 50% del circulante que manejan los comerciantes proviene del chulco. Esa cifra surgió en las iniciativas de crear una cooperativa de los comerciantes.

Hay vendedores que en su negocio necesitan un alto circulante y sacan créditos de 3 mil a 5 mil dólares. Bajo las mismas condiciones.
Ella coincide que el sistema funciona por la agilidad en la entrega del dinero. El interés en el año llega al 240%, mientras la tasa de interés activa en los bancos es del 24.5% anual.

Estos personajes de casco  y libreta en mano, canguros o bolso de cuero al cinto y motocicleta, preferentemente marca Loncin, aparecen todas las tardes en el mercado. En el momento de la recaudación a veces no es necesario decir nada, reciben el dinero y continúan su rumbo.

Mejor no sacar

Es un fenómeno rarísimo. La gente se queja de los colombianos, pero acuden a ellos masivamente. Pancho, un comerciante de ropa, dijo que en el momento que no cumplen con los pagos aplican presión. Se refirió más a los apremios sicológicos que son mediante amenazas o llamadas telefónicas. Eso les garantiza un bajo nivel de cartera vencida.

Víctor López, analista financiero, dijo que los comerciantes para contar con una utilidad en cualquier actividad deben obtener por lo menos el doble de la Tasa de Interés Activa (49%) y sumado la Inflación Acumulada (3%). Es lo único que puede garantizar larga vida al negocio.

López dijo que hay casos en estos tipos de préstamos en los que las personas aceptan pagar el 1% diario. Eso significa 365% anual. Eso es una fortuna.
Con una fórmula de interés compuesto ejemplifica la rentabilidad del chulco. Dice que si una persona inicia con un capital de 20 mil dólares, colocando a un interés del 10%, en cinco años, esa cifra ascendería a 1 millón 030 mil dólares.
Por eso su única sugerencia a quienes quieran acceder a este tipo de préstamo es que si no va a poder pagar mejor no saque. 

No hay denuncias
Pero el aparente sistema inofensivo de montos pequeños y a corto plazo no deja rastro. En la Intendencia de Imbabura, Comisaría Nacional y Defensoría del Pueblo no hay denuncias relacionadas con ese tipo. En la Defensoría hay quejas en contra de ecuatorianos por incumplimiento en relaciones laborales.

En la Fiscalía de Imbabura el año anterior se presentaron 26 denuncias por usura de préstamos sobre prenda. Pero Merck Benavides, fiscal de Imbabura, dijo que en la mayoría de los casos no se llegan a probar por falta de pruebas.

Eso a pesar que tiene una pena de 6 a 2 años de prisión y una multa de 16 a 311 dólares.
El Código Penal establece el delito de usura al préstamo directa o indirectamente que estipula un interés excesivo. Benavides dijo que los intereses de los préstamos no pueden ir más allá de los márgenes permitidos por la ley.

En la Policía Judicial los casos conocidos son los que tienen relación a locales en donde reciben prendas. En este sistema se entregan electrodomésticos y hasta motocicletas por dinero. También tienen intereses excesivos, reveló Wilson Vinueza, jefe de la Policía Judicial de Imbabura.

Estos casos sólo pueden ser la punta del ovillo para desenmarañar casos más delicados, que tienen relación con dinero mal habido. 

FRASES

“Al no ser sujetos de crédito buscan por otro lado el dinero, que es escaso y aceptan tasas de interés altísimas”
Víctor López
Analista Financiero.

“Hay colombianos que camuflan inteligentemente el préstamo de dinero a cambio de prendas como garantía”
Wilson Vinueza
jefe de la PJ.

“Es un delito difícil de investigar. En los seis años que estuve en el Tribunal Penal no hubo ninguna sentencia por usura” 
Merck Benavides
Fiscal Provincial de Imbabura.

TEMA: Casos en Tulcán
TITULO: Son similares en Ibarra

La proliferación de chulqueros es un mal necesario para un 70% de comerciantes de los mercados de Tulcán, en Carchi. Más de 100 personas están dedicadas a este oficio ilícito.

Los préstamos van de 100 a 200 dólares, a un alto interés y con cobro diario o semanal. Recorren los puestos de pequeños comerciantes con un cuaderno en el que anotan las recaudaciones.

Se trata de interminables cadenas de familiares encargadas de cobrar y amedrentar a morosos. No hay denuncias porque son préstamos inmediatos, con supuestas facilidades, con pagos que no se sienten y sin trabas.

También hay fundaciones que realizan actividades crediticias que se asemejan al chulco, préstamos con altos intereses y auxiliados por un grupo de personas encargadas de recaudar deudas a la fuerza. No obstante no hay denuncias sobre este tipo de delitos.

En pleno centro de Tulcán hay un local que es visitado por mucha gente. Presta dinero a cambio de joyas y electrodomésticos, funciona las 24 horas del día.

FUENTE: DIARIO HOY

EL DATO

En Ecuador se estima que unos 600 mil colombianos viven en su territorio, unos 135 mil estarían en necesidad de protección internacional. (EFE).

EL DATO

La Asociación de Refugiados en Ibarra calcula que en la provincia de Imbabura habría unos 10 mil colombianos en situación irregular.

Préstamos camuflados

En la Policía Judicial de Imbabura se explicó que las casas de empeño funcionan con un contrato de compraventa a cambio de un crédito. Wilson Vinueza, jefe en Imbabura, explicó que en el momento que las personas no pueden cancelar los intereses se rematan las prendas.

Aunque esto es ilegal la Ley no es clara en este tema porque permite la actividad de la compraventa. “Los intereses son altos, hemos remitido los informes correspondientes a la Fiscalía con pedido de clausura, pero lastimosamente no se ha hecho nada” dijo Vinueza.

Delitos más comunes

La Policía Judicial de Imbabura identifica al narcotráfico y el robo a personas y domicilios como los delitos más comunes cometidos por ciudadanos colombianos en esta provincia.

En algunos casos han logrado la detención y poner a órdenes de las autoridades. El último caso fue el de una pareja de colombianos que lograron que un juez de garantías penales dé una sentencia de cuatro meses. Luego de cumplir la sentencia la mujer fue deportada.

El Mayor Vinueza expuso que tienen que buscar estrategias y mecanismos que les permitan proteger a la sociedad. Aunque asegura que en comparación a los delincuentes ecuatorianos no son un porcentaje alto. Esa cifra la coteja con los 50 internos que hay en el Centro de Rehabilitación Social de Ibarra. No descarta que en delitos perpetrados por los nacionales exista colaboración de quienes llegan del norte.

La reforma del 23 de marzo de 2009 al Código de Procedimiento Penal les dejó sin herramientas adecuadas para poder pagar. Pero ahora esperan los nuevos cambios a esa normativa para trabajar de otra manera.

Otro tipo de “negocios”

Algunos de los contenidos de narcotráfico, muerte y prostitución expuesta en las narco novelas colombianas se registran en Ibarra.

A través de un número celular y la palabra masajes se camufla una no tan nueva forma de prostitución que se desarrolla en Ibarra.

Llamamos al teléfono celular en el que contestó Carolina. Nos explicó que el “masaje de relajación” cuesta 30 dólares por una hora. Explicó también que todo el personal que labora son mujeres colombianas. Atienden en una casa con algunos lujos.

Nos dijeron que para asistir debemos hacer una previa cita con al menos una hora de anticipación. Al preguntar que si la sesión incluye una relación sexual expuso que esos detalles entregan en el sitio.

Traducir este Sitio

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

Sitios recomendados

Banner
Banner

Sitios oficiales

Buscar en este sitio

Publicidad

Banner

Servicio RSS

Suscríbase
Noticias deportivas de Ibarra - Ecuador
Noticias locales de Ibarra - Ecuador

Se prohíbe la copia parcial o total del contenido de este sitio web, para fines comerciales. Algunas marcas e ilustraciones son propiedad de los clientes de Ibarraestodo.com y son usados aquí con permiso.

Todos los Derechos Reservados. Inforsoft 2005-2013