EVENTO. El Plantón de los peluches busca concientizar a la población sobre la protección de los niños y el respeto del derecho a vivir en familia.

El gris del adoquín se vio lleno de color y ternura con decenas de peluches que se colocaron a lo largo del Parque Pedro Moncayo durante la mañana de ayer. El juguete favorito de los niños, al cual cargan durante el día y con el que duermen en la noche, se convirtió en su confidente que elevó su voz al resto.

La gente con curiosidad se acercaba a ver a los peluches de diversas formas y tamaños, que sujetaban entre sus manos de felpa pequeños carteles con mensajes que trasladan a las historias que viven día a día los niños, niñas y adolescentes que están apartados de sus padres por diversos motivos.

“Me cansé de ver llorar a Diego porque extraña a sus padres y hermanos”, “Protesto por Pedro y por todas las noches que llora porque su mamá no le da su beso de buenas noches”, “Gaby quiere compartir con su familia, su cumpleaños”, eran algunas de las frases que muestran la realidad de aquellos niños que no pueden alzar su voz para decir lo que sienten y esperan.

Sus “amigos y testigos silenciosos” decidieron protestar para que la ciudadanía se sensibilice ante la realidad.

Campaña

Verónica Proaño, portavoz de la campaña “Quiero vivir con mi familia” de las Aldeas Infantiles SOS Ecuador, explicó que en el país más de 2.500 niños y adolescentes no viven con su familia, por situaciones relacionadas a la violencia intrafamiliar, abuso sexual, drogadicción y alcoholismo, negligencia, entre otros problemas que no garantizan el pleno desarrollo y seguridad de los infantes dentro de sus hogares.
 

“El plantón de los peluches, soy la voz de los niños” se ha desarrollado en algunas ciudades del país como Quito y Guayaquil, y ayer llegó a Ibarra. La actividad busca difundir la  importancia en trabajar para que los niños no pierdan el cuidado de sus padres, además comprometer a la ciudadanía a ser corresponsable de esta causa.

Niños en situación de acogimiento

En Ibarra hay  49 niños en situación de acogimiento en las Aldeas SOS. “Cuando un niño está fuera del núcleo familiar pierde tres meses de desarrollo por cada año de vida que se encuentra apartado de sus padres. Pierde sus raíces y su identidad”, explicó Proaño.

La separación máxima que se establece es de dos años, sin embargo, la realidad es otra, pues existen casos a los que no se les da seguimiento o las familias no superan los problemas, por lo que los infantes permanecen lejos de sus hogares por más tiempo, de acuerdo a lo indicado por la funcionaria.

Por ejemplo, Aldeas Infantiles ha logrado reinsertar a  680 niños a sus hogares a nivel nacional. Los niños y adolescentes en situación de acogida van desde los dos hasta los 18 años, cuando incluso pasan su adolescencia.

TOME NOTA
El plantón de los peluches continuará en más ciudades como Cuenca (28 de septiembre), Esmeraldas (06 de octubre), Quito (19 de octubre) y Guayaquil (26 de octubre).

Acciones

La educación y sensibilización a la población son ejes centrales, además se trabaja en la prevención y fortalecimiento de cuidados familiares en diversos territorios. Esta campaña, entre algunas más, busca generar la conciencia en la ciudadanía para que sea protectora de la niñez y sobre todo para que los derechos de los mismos no sean vulnerados.

El evento, que tuvo lugar en el Parque Pedro Moncayo, desde las 11:00 hasta las 15:00, reunió a 400 peluches, mientras que se acompañaba con música, sorteos y videos alusivos a la realidad y aspiraciones de los niños y adolescentes en esa situación.

Además se buscó adherir gente como “Amigos SOS”, quienes aportan recursos de forma voluntaria cada mes para que se continúe el trabajo de la organización y se incremente la cobertura de la atención. (CFDA)

CIFRA
2.520 niños, niñas y adolescentes están viviendo en acogimiento en Ecuador.