Locales

Acuerdo. Vanessa Moya, jefe de oficina de ACNUR Eje Andino y María José Rubio durante la firma del convenio.

Promover la integración de los estudiantes de las diferentes carreras de la PUCE-SI en los procesos desarrollados por la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) es uno de los objetivos del nuevo convenio establecido entre estas dos instituciones.


“Llevamos más de dos años de trabajo continuo en los que hemos podido obtener interesantes resultados en beneficio de las personas refugiadas y sectores vulnerables de Ibarra” informó Diego Yépez, coordinador de ACNUR en Ibarra.


Durante la firma de este convenio, se aprovechó para realizar un breve informe sobre las actividades que se desarrollan en el marco de este acuerdo. De esta manera, se presentó el trabajo de la Escuela de Comunicación Social con el proyecto “Jóvenes en la Radio” que trabaja en la integración de jóvenes colombianos y ecuatorianos a través de la comunicación radial y el Observatorio de Medios, como una estrategia para promover el respeto a los derechos de las personas en situación de refugio.


Por otra parte, se informó sobre el trabajo con la Escuela de Jurisprudencia en los Consultorios Jurídicos Gratuitos de la PUCE-SI, “Hemos logrado resolver muchas causas donde se han visto violentados los derechos de las personas refugiadas y seguimos trabajando por los derecho humanos” afirmó Alfonsina Andrade, directora de la Escuela de Jurisprudencia.


Vanessa Moya, jefa de oficina de ACNUR Eje Andino, agradeció a la universidad por el apoyo y la disposición en esta misión de incluir y apoyar a las personas de los sectores vulnerables de la población, en especial de los y las refugiados y refugiadas.


Además, Diego Yépez expresó que para este nuevo convenio se ha incluido el proyecto de trabajar con la Escuela de Negocios y Comercio Internacional en la implementación de un observatorio de relaciones laborales y de esta manera crecer en la relación interinstitucional.


“Nuestro objetivo es formar profesionales con valores, y los valores se aprenden con la vivencia, por eso estamos muy complacidos de que los estudiantes puedan vincularse y trabajar por la integración y el respeto a los Derechos Humanos” concluyó la María José Rubio, prorrectora de la sede.

Dato.

Esta actividad forma parte de la vinculación con la colectividad que fomenta la PUCE-SI.

Retos. Nuevos retos profesionales aguardan por los jóvenes del Grupo de Alto Rendimiento.

Después de rendir el examen nacional de educación superior (ENES) para el ingreso a las universidades y obtener los más altos puntajes, 325 jóvenes a nivel nacional forman parte del Grupo de Alto Rendimiento (GAR).


Formar parte de este grupo trajo como consecuencia una beca completa de estudios y un reforzamiento académico especial para postular a una de las 50 mejores universidades del mundo.


En la provincia, 48 jóvenes, entre hombres y mujeres, son los que forman parte del GAR. Los resultados positivos del examen, les han abierto un abanico de oportunidades.


Ese el caso de Pablo Velasco (quien respira y transpira arte). El exalumno de la Unidad Educativa Pensionado Atahualpa obtuvo la calificación perfecta: 1000 sobre 1000.


Entrar a un grupo de poesía por accidente le ayudó a darse cuenta de esta vocación: “me inscribí a un curso de psicología, pero terminé en uno de poesía, porque me equivoqué de puerta. Esa equivocación hizo que me diera cuenta de que amo el arte”, contó Velasco.


Estas habilidades y afinidades le hacen estar seguro de lo que quiere ser y de lo que quiere proyectar a través de esa carrera, sobre todo para resaltar lo positivo que tiene Latinoamérica.


Al enterarse de su deseo de estudiar esta especialidad, el embajador de Francia, en persona, le ofreció una beca completa de estudios en cine en ese país. Pablo aún no decide si aceptar esta propuesta o no, porque le interesan otras universidades que ofertan la misma carrera, especialmente centros de estudio en Estados Unidos.


Sus padres lo apoyan incondicionalmente a seguir esta profesión y, de ser el caso, lo apoyarían (económicamente) para estudiar en la Universidad que guste, si esta no le ofrece una beca.


Música en cualquiera de sus expresiones

Felipe Valencia obtuvo 989 puntos en el examen, se graduó también del Pensionado Atahualpa y tiene como objetivo de vida la música. “Entrar en este grupo de excelencia me alegró, pero cuando recibí la noticia no estaba claro de lo que significaba. Pero ahora ya estoy claro y es una oportunidad que hay que saber manejar”.


Él, como muchos de sus compañeros, aceptó ingresar al curso de nivelación, con el objetivo de estudiar en el exterior. Reconoce que la disciplina y el cumplimiento de los procedimientos son indispensables para cumplir sus objetivos.


“Voy a cumplir con este curso de nivelación, que es como un prepolitécnico bastante fuerte de ocho horas diarias con profesores PHD. Para eso me voy a Quito”.


Su pasión es la música y para ello aprobó con la suficiencia de beca en la Universidad San Francisco de Quito para producción musical, pero, luego del examen, el abanico de posibilidades se incrementó y tiene su mirada puesta en la Universidad de Berklee en Boston (Estados Unidos). Aunque baraja otras dos opciones.


“Quiero estudiar música, no me veo haciendo otra cosa. Toco la guitarra, el piano y canto. Me gustaría salir como músico, pero también como productor y compositor. Con tal de trabajar en la música seré feliz”. Para eso estudiará escritura contemporánea y producción musical.


Leyes: su futuro

Doris Andrade, también del Pensionado Atahualpa, es una apasionada por la naturaleza y la ayuda social. Considera que un caso familiar muy cercano le ha ayudado a ver la vida de una forma más humana. Ella obtuvo 972 en la prueba del ENES y ha tomado la decisión de estudiar Derecho.


Su inspiración fue su padre, que se desempeña profesionalmente en ese campo. Sus opciones son la Universidad San Francisco de Quito o la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE). Al ser universidades privadas, el aporte del Gobierno no sería una beca, sino un salario mínimo mensual para su manutención, por pertenecer al GAR. Luego, su aspiración es especializarse en el exterior.


Se proyectan en ciencia y la tecnología

Joffre Espin, exalumno de la Unidad Educativa Fiscomisional San Francisco, obtuvo 983 puntos sobre 1000, fue abanderado de la institución y el mejor egresado en inglés. “Las pruebas o exámenes no son motivo de estrés, al contrario son una oportunidad para demostrar lo que conoces y la capacidad que tienes de resolver problemas”.


Este joven apuesta a lo nacional. Por ello, su primera opción es la Nanoingeniería en Yachay (Urcuquí). “Es un nuevo campo. Esta tecnología se aplica para el espacio, en la tierra y en el agua. Es una revolución en el conocimiento y podemos utilizar esta ciencia para microprocesadores, vehículos, cámaras… en nuevas tecnologías para que funcionen de manera más eficiente y rápida”.


Después de culminar esta carrera piensa especializarse en el exterior y su mayor anhelo trabajar en la NASA. “Quiero aprender todo lo que pueda y regresar al país para retribuir todo lo que mi país me ha dado”.


Christian Montero, exestudiante de la misma institución, obtuvo 994 puntos en la prueba de ingreso a las Universidades. Todavía no tiene claro que estudiar, pero sí que su inclinación va hacia las áreas de física y matemática.


Sus opciones varían entre ingeniería aeroespacial o física nuclear. Lo que sí tiene claro es que quiere aprender en el exterior. El Massachusetts Institute of Technology, en Estados Unidos, es una de sus aspiraciones.


La NASA y el CERN (el Laboratorio Europeo de Física de Partículas Elementales), ubicado en la frontera franco-suiza, es uno de los centros más grandes y mejor considerados del mundo para la investigación científica y están en la mira y forman parte de sus objetivos laborales.


Todos estos jóvenes tomarán el curso de nivelación que brinda el Gobierno. Este curso inicia hoy en la ciudad de Quito.


Las materias que se tratarán son: inglés, especialmente dirigido para quienes optan por estudiar en el exterior; matemáticas, física, biología. Estas serán parte del pensum de nivelación. Ellos recibirán un medio salario mínimo mensual, para su estadía en la capital. (RPPA)

Proyectos: En ediciones anteriores los ganadores pudieron grabar proyectos musicales que fueron distribuidos a nivel nacional.

Los jóvenes o personas mayores de edad, que tengan aptitudes musicales podrán demostrar todo su talento en el concurso nacional que fomenta la producción musical. Las categorías son: música tradicional ecuatoriana, nueva música ecuatoriana, pop, blues/rock, metal, urbano, trova o canción de autor, tropical, cumbia, chicha, electrónica, jazz, música infantil y fusión son los géneros, que se podrán presentar en un solo single.


El Ministerio de Cultura, a través del Fondo Fonográfico 2014, en su quinta edición, busca asignar recursos económicos a la producción musical de sencillos promocionales. Según Flor Marina Montalvo, directora provincial de esta cartera de Estado, desde el 21 de julio, hasta el 15 de agosto, se podrán entregar todas las propuestas. “En Imbabura sabemos que existe una gran amplitud de géneros musicales”.


Quienes ganen este concurso, tendrán un reconocimiento económico de 2.500 dólares para la reproducción y distribución de una canción de cada propuesta musical. “También se hará la recopilación de las 13 categorías ganadoras de todo el país en un solo cd”.


Mecánica del concurso


Dentro de este fondo fonográfico, se aceptarán solamente canciones inéditas. Las bases del concurso están publicadas en la página del Ministerio de Cultura. Quienes concursen, además de presentar los requisitos legales, tendrán que entregar en un CD la canción que han producido.


Luego, un jurado calificador, compuesto por expertos en el ámbito musical definirá a los ganadores. Los criterios de selección de las propuestas presentadas, entre otras, son calidad vocal e instrumental en las interpretaciones, creatividad y producción.


De igual manera, las dos mejores propuestas de las 13 categorías, que obtengan la puntuación más alta, pasarán a la fase radial del concurso. En esta etapa, durante cinco semanas, las canciones se transmitirán en Radio Pública y Los 40 Principales, para que así la audiencia intervenga con votaciones durante la última semana de esa fase. Los ganadores de todo el certamen se darán a conocer en octubre de este año.


Con este incentivo se espera que los imbabureños participen con su talento musical y puedan demostrar sus aptitudes artísticas a todo el Ecuador. (REKS)


DATO


Abrirán convocatoria al concurso nacional que fomenta la música producida por ecuatorianos.


Tome nota


La convocatoria del Fondo Fonográfico es desde el 21 de julio hasta el 15 de agosto.

‘La Casa de la Cultura apunta al turismo cultural’

La Casa de la Cultura celebra sus 70 años de existencia y lo hace con un cronograma semanal que incluye, danza, libros, pintura, exposiciones…, entre otros. El presidente de la institución en Imbabura conversó con Diario La Hora respecto a los retos que se vienen para la casona de la cultura de la provincia.

¿Qué significa la Casa de la Cultura en el imaginario de la sociedad imbabureña?

La Casa de la Cultura Benjamín Carrión nació hace 70 años, bajo los auspicios y el impulso de Manuel Benjamín Carrión. Él la fundó con el afán de que todas las corrientes culturales tengan cumplida realización. Después de todos estos años se ve que funciona y por ello tiene su matriz en Quito y a su alrededor 23 núcleos funcionando en las provincias del país.
Respecto al núcleo de Imbabura, puedo decir que somos una entidad que está sintonizando con la contemporaneidad. Aquí tienen cabida todas las corrientes del pensamiento, todas las etnias, no solo los intelectuales de renombre, sino intelectuales de renombre que buscan poner a flote su talento y su creatividad en el ámbito de la cultura.

¿Cuál el es reto para la cultura en la actualidad?

La Casa de la Cultura se ha abierto también al arte. Aquí nosotros tenemos tres salas de arte contemporáneo. Aquí en el núcleo de Imbabura contamos con 125 miembros y estamos distribuidos en áreas. Hay el área de artes, de literatura… Cada una de ellas van componiendo el quehacer cultural en la provincia y ese es el reto, que cada una logre difundirse y llegar a la ciudadanía.

¿Cuál es la función de los miembros?

Cada uno en su ámbito van aportando en lo cultural e intelectualmente. Gracias a ellos tenemos publicaciones que se realizan durante períodos de tiempo. Se publican revistas, periódicos…

¿Cómo funciona la estructura administrativa de la entidad en la provincia?

En la parte administrativa somos apenas ocho funcionarios, comenzando por quien habla. En mi caso, la presidencia. Tenemos la secretaría, una persona que está a cargo de la parte informática, tenemos tesorería, la biblioteca y dos personas que conforman el personal de apoyo.
Nosotros no hemos inflado el rubro de personal, pero con la coordinación de todos, las cosas van saliendo. Hay un directorio, que es elegido de manera democrática, que va coordinando y en base a ello, los departamentos van funcionando.

¿El personal que opera es suficiente?

No es suficiente. La parte presupuestaria ha sido un óbice para que tengamos un personal más completo. Si hace falta. Por ejemplo, la señora secretaria es también jefa de talento humano. Entonces cada uno cumple varias responsabilidades y gracias a eso hemos podido hacer obra. Si tuviéramos una gran cantidad de gente trabajando, no tendríamos el complejo cultural que tenemos actualmente, no se podrían organizar los eventos culturales que ya están institucionalizados en la provincia.
Se distribuye el presupuesto de una mejor manera y vamos atendiendo como se merece la parte cultural.

¿Cuál es el presupuesto anual para el Núcleo de Imbabura?

El Ministerio de Finanzas nos entrega una presupuesto anual de 200 mil dólares, que en realidad es bajo para lo que se tiene que hacer.

¿Qué parámetros debe cumplir un artista para presentar su obra en alguna de las salas que manejan?

El artista se acerca acá, dialoga con el presidente, expone a través de un catálogo su obra y con mucho gusto se le abren las puertas. Varios han llegado y han expuesto. Tenemos dos salas de arte: Rafael Troya y Luis Toro Moreno.
Una vez que nos ponemos de acuerdo en la fecha, acá le ayudamos con un catálogo de exposición. Ese es el mecanismo que se sigue.
No solo eso, por ejemplo tenemos a Nicolás Herrera, que es otro gran artista de la provincia. Él tiene su museo en Yahuarcocha y con él también coordinamos para que organicen exposiciones locales, nacionales e internacionales.

¿Y cuáles son los parámetros estéticos que se deban cumplir para que sea aceptada una exposición?

El directorio es el que se encarga de eso, a través del presidente. Tenemos también instituciones que buscan el apoyo de la Casa. Aquí dentro funciona el Centro de Gráficas Internacionales, que es una institución adscrita al núcleo, que cuenta también con el auspicio de la Universidad Simón Bolívar. La idea es prestigiar el talento local a cualquier nivel.

¿Con las obras que se publican se sigue el mismo proceso?

Aquí tenemos varias colecciones. Por ejemplo, la colección Tatuando, que ya va por el número 185. Esa es de los miembros que han pedido que se publiquen sus obras y también de gente que no está dentro de la Casa de la Cultura, pero que son gestores culturales, intelectuales, gente que colabora en parroquias y que tiene el talento para escribir. Cuando presentan su obra se revisa. De eso se encarga el comité editorial y se procede a la publicación.


¿Qué otros productos se publican desde este núcleo?

Tenemos la colección Carangue, que nació para aquellas obras de escritores imbabureños que yo no están presentes, pero que dejaron su obra escrita y esa obra vale la pena volver a publicar. También está la colección Pichaví, que es para escritores connotados ecuatorianos e imbabureños.
Los niños también tienen la oportunidad de escribir sus obras y nosotros las publicamos, en la colección de Cuentos para Niños. Tenemos la revista juvenil Colibrí, que da cabida a estudiantes y gente joven de distintas partes que piden que sus artículos sean publicadas.
Están los poemarios, que pertenecen a la colección José Ignacio Burbano.
También está la revista Palabra de Mujer, que es una revista para la mujer y es intercultural.
Hay otro espacio que iniciamos este año, que se llama Por los Senderos de Imbabura, que consiste en que vamos visitando las parroquias y colaboramos con el arte, danza, música…

¿La gente responde a estos productos?

Por ejemplo, en los jueves académicos hacemos la presentación de las obras y generalmente asisten una 100 personas en promedio. Así que si hay respuesta.

¿Cuál es el reto que se plantea para el futuro inmediato?

El reto fundamental es abrirnos al turismo. Ya hemos trabajado casa adentro. Tenemos dos museos pequeños, que recogen momentos históricos. Tenemos también el complejo cultura. Era una hacienda gigante, que perteneció a la familia Jijón y a los Gómez de la Torrey fue visitado por Simón Bolívar. En uno de los museos tenemos el encuentro imaginario de una de esas visitas justamente en lo que era esta hacienda de Pilanquí.
No se trata de recoger cosas antiguas, sino de recoger las corrientes culturales y no dejar que se olviden. (RE)


Actividades
70 años CCE-I

Martes
Hora:17:00
Evento: Festival Internacional de Tríos
Lugar: Teatro Imbabura

Miércoles
Hora: 15:00
Evento: Festival de Danza
Lugar: Teatro Imbabura

Jueves
Hora: 17:00
Evento: Presentación de libros
Lugar: Sala José Miguel Leoro Vásquez

Viernes
Hora: 10:00
Evento: Recital de Guitarras y Violines
Lugar: Teatro Imbabura

Frases

“Con estos eventos queremos resaltar los 70 años de la Casa de la Cultura y celebrar, simultáneamente, el día de la cultura”.

“No se trata de recoger cosas antiguas, sino de recoger las corrientes culturales y no dejar que se olviden”

Proyecto: Desde la anterior administración se planteó el proyecto de las ciclovías urbanas.

La implementación de ciclovías urbanas, estacionamientos adecuados y un programa de educación alineado a políticas públicas que permitan su ejecución, son las principales aristas de análisis que tomadas en cuenta para trabajar en una ordenanza, que a futuro incluya a la bicicleta como transporte alternativo en la ciudad.


Hoy, en la Cámara de Comercio de Ibarra, se socializará a la ciudadanía el proyecto de ordenanza que fomenta el uso de este medio de transporte no motorizado, como una variable de movilidad inteligente en la ciudad.


Reuniones de trabajo


Juan Manuel Mantilla, concejal de Ibarra, asumió este proyecto desde la anterior administración y, junto a la Unidad de Tránsito y Transporte Terrestre del Municipio, Diana Harrington, presidenta de la Comisión de Movilidad, y Bicikultura han emprendido reuniones para definir ejes de trabajo que permitan construir la ordenanza.


Alberto Buendía, de la Unidad de Tránsito y Transporte Terrestre del Municipio, manifiesta que es importante hacer mesas de trabajo que definan el uso de las ciclovías urbanas. “La ciudad está empoderada de peatones y vehículos, y hay que incluir a un tercer actor que son las bicicletas sin perjudicar a los demás. Tenemos todo el interés de hacer crecer el transporte alternativo sustentable en la ciudad”. También acotó que se está analizando la proyección de las ciclovías; si serán compartidas o tendrán carriles exclusivos, definición y planificación de espacios peatonales además de generar estudios de matrices origen-destino, preguntando cómo se movilizan las personas de Ibarra.


Prácticas exitosas


Hace varias semanas Diana Harrington, concejala de la ciudad, viajó hacia Holanda a un taller sobre ejemplos exitosos sobre las ciclovías urbanas. “Hemos hecho nexos y conexiones, con los Países Bajos, sobre proyectos de movilidad limpia en bicicleta”. Para implementarlo en Ibarra, Harrington acotó que, es necesario iniciar con un estudio de factibilidad sobre el proyecto además de saber la aceptación de la ciudadanía. “Imponer este tipo de movilidad nos generaría problemas, por lo que ahora pretendemos difundir este proyecto”.


En septiembre de este año se llevará a cabo un taller de bicicleta, para ver su factibilidad: “se tomó en cuenta a Ibarra para este proyecto piloto que viene desde el Gobierno”.


Beneficios como medio de transporte


Usar la bicicleta como alternativa de medio de transporte trae consigo múltiples beneficios, entre ellos: disminución de recursos económicos y energía, puesto que desplazarse en bicicleta consume unas 40 veces menos energía que hacerlo en auto.

Ayuda a la accesibilidad a través de infraestructuras y equipamiento que incentive su uso.

En el tema de seguridad también aporta porque no representa una amenaza para accidentes graves, sin embargo la educación vial permitirá el respeto de las señales de tránsito. Ambientalmente es amigable ya que no contamina ni genera ruido.


Además en Ibarra, según Harrington, la posible creación de una bicicleta pública generará turismo en la ciudad.


Incentivos en el proyecto


Según Juan Manuel Mantilla, la ordenanza que se presentará hoy también plantea incentivos para quienes hagan uso de la bicicleta como medio de transporte. “Dar preferencias de atención en entidades públicas con parqueos seguros a quienes se movilicen en bicicleta, es incentivar su uso. Esto incide en que Ibarra se proyecte como una ciudad con menos tráfico y con gente saludable”.


Los actores que intervienen en este proyecto también contemplan el modelo de trasportación de bicicleta mixta, es decir, un sistema de bicicleta pública, parecido al ‘BiciQ’ de Quito pero con mejoras: “aquí se plantea que en la misma red puedas usar tu bicicleta”, aseguró Buendía. (REKS)


Tome nota


Ibarra tiene 3 ciclovías recreativas: paso lateral sur, parque Céntrica y la de la laguna de Yahuarcocha.


La Ley Orgánica de Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial presenta en el artículo 204, los derechos de los ciclistas.

Translate Web

Spanish English Italian